Cirugía Cardiovascular y Hemodinámica

Teléfono de atención las 24 horas
902 333 375

CONÓCENOS | NOTICIAS

Noticias

11 Diciembre 2012

Vídeo de la Conferencia del Doctor Ignacio Gallo en el Club Cardiosaludable Riojano

El Doctor Ignacio Gallo nos explica los temas que trata la conferencia.

“Se trata de exponer los avances en cirugía cardíaca en los últimos años, que la verdad, han sido increíbles e inimaginables, dado que en los últimos 40 años ha hecho aparición no solamente el trasplante cardíaco, la sustituciones de válvulas, las implantaciones percutáneas de válvulas, la aparición de dispositivos absorbibles para las enfermedades coronarias, tratamientos con factores de crecimiento para conseguir la regeneración miocárdica, y el pensar en la posibilidad de utilizar materiales biodegradables que puedan ser sustituidos por los tejidos naturales del cuerpo humano. Por tanto, haremos una breve revisión pasando por todos los campos y impartiendo un poco de nociones para la población.”


Buenas tardes. A pesar de lo que diga la leyenda, el corazón no es más que una bomba. Una bomba de impulsión que mueve la sangre para que llegue a todas las partes del cuerpo. Se contrae en torno a 100.000 veces al día y moviliza 10.000 litros de sangre al día. A lo largo de toda una vida se contrae millones de veces, y esa bomba es tan esencial en nuestra vida que el día que no se contrae se termina nuestra existencia.


Realmente hasta 1940-1950 se consideraba un órgano al que no se podía tocar. Los antiguos egipcios accedían a todas las cavidades del cuerpo y a todos los órganos, excepto al corazón que no se le tocaba, porque se consideraba que si se hacía alguna acción sobre él desaparecía del organismo y contraía uno la muerte. Es a mediados de los 50 cuando se empieza a hacer las primeras incursiones en la cirugía cardíaca.

En los últimos 40 años, que son los primeros 40 años de la cirugía cardíaca, la evolución ha sido inimaginable. Hace 50 años se realizó la primera intervención de corazón. Hace escasamente 40 años se realizó la primera angioplastia. Hace 32 se empezó a poner un stents que venía ya recubierto. Y ya en el año 2000 es cuando se empieza a hablar de mallas farmacoactivas. Hace 4 años se empezaron a poner prótesis cardíacas a través de un cateterismo. Hace 4 años empezamos a trabajar sobre los factores de crecimiento en cirugía cardíaca. Y en 2012 hemos hecho la primera implantación de dispositivos en las coronarias, que son biodegradables, y por lo tanto, las mallas empezarán a pasar a la historia, porque son dispositivos que desaparecen de las coronarias y que sirven para que el vaso conserve su elasticidad y no hay que tomar medicación.

Se abre un horizonte tremendo, porque es lo ideal: implantar algo, y sobre eso que se regenere una articulación o una prótesis natural. Yo creo que por esa línea vienen las iniciativas.


¿Por dónde va a ir la cirugía cardíaca o las enfermedades? Pues indudablemente, por la cirugía mínimamente invasiva, por las prótesis reabsorbibles, la medicina regenerativa y por último, hemos abierto una nueva línea para poder seguir a los paciente online aplicando las tecnologías actuales.


Dentro de la cirugía mínimamente agresiva, muchos de vosotros conoceréis lo que es una angioplastia. Una angioplastia es algo que era inimaginable que se pudiera realizar en los años 70. Se introduce un catéter que llega hasta el corazón, allí a través de una mini-guía que atraviesa la zona de la placa de ateroma, sobre el que se desplaza un catéter con un stent metálico que merced a la dilatación de un balón se queda prácticamente incorporado a la pared extendiendo la basura que queda en la magma de grasa y recanalizando la arteria a su tamaño prácticamente normal. Esto fue una aparición en los 70, luego vino el recubrimiento de material farmacológico para evitar que se produjera una restenosis en la zona, y hoy en día tenemos los dispositivos bioabsorbibles que veremos.


¿Qué es una válvula percutánea? Si bien hasta hace poco teníamos que abrir el pecho para llegar al corazón a una válvula que se abre mal, a través del mismo procedimiento explicado antes, con un catéter se llega hasta la válvula, dilatamos la válvula y sobre esa base se introduce una serie de dispositivos que colocan una prótesis percutánea que se auto expande al retirar los dispositivos y la válvula queda englobada dentro de lo que es la válvula natural y enferma que tiene el paciente.


Estos dos casos son cirugías mínimamente invasivas que permiten en los pacientes con alto riesgo eludir la cirugía tradicional.


Dentro de las prótesis reabsorbibles están los stent biodegradables, que es un material plástico. El stent navega a través de esas vías, se dilata y queda implantado dentro de la pared, y poco a poco se va desprendiendo, se va reabsorbiendo, al final es ácido láctico lo que se va quedando y va desapareciendo, quedando regenerada la pared del vaso natural.


Dentro del aspecto hacia donde va la medicina regenerativa hay dos campos de acción muy importantes. Lo primero, la vía de acceso, cada vez operamos pacientes con una edad mayor. Para acceder al corazón si hay que abrir un hueso, como sabréis, por encima de los 70, 80 o 90 años los pacientes tienen una decalcificación importante, por lo que a veces la vía de acceso se convierte en la protagonista de la intervención. Desde el año 2008 empezamos a utilizar unos factores de la sangre del propio paciente que colocamos dentro del hueso abierto. Fue una investigación hecha en ovejas, que es el animal con el que trabajamos habitualmente para ver los cambios que se puedan producir. Llegamos a comprobar que favorecía tanto, aceleraba tanto la regeneración de la fractura ósea, que a partir de ahí lo llevamos utilizado en unos 2000 pacientes y los resultados han sido gratamente esperanzadores por la reducción de las complicaciones de la herida external.


Uno de los campos que todavía sólo estamos trabajando a nivel experimental es el de la regeneración miocárdica. El infarto de miocardio es la causa más común de que haya un fallo cardíaco. Tiene importancia el grado de infarto, del lugar de donde se haya localizado dentro del corazón y de que ocupe todo el espesor. Cuando el infarto es muy grande, si realmente uno se rebasculariza por una angioplastia, a veces o se llega tarde o no se consiguen regeneraciones adecuadas de la masa miocárdica. Llevamos operadas más de 100 ovejas. Producimos infartos en las ovejas, inyectamos factores de crecimiento para determinar qué va a pasar, y al cabo de 8, 10 o 12 meses reoperamos a los animales y observamos el corazón. Si se observa un corazón con factores de crecimiento se ven mamelones de tejido muscular con vasos de nueva aparición. El horizonte esperanzador que nos está viniendo aquí es que realmente cuando inyectamos factores de crecimiento esos corazones responden.


Hace pocos meses empezamos a hacer un seguimiento online de los pacientes. Cuando el paciente se marcha a su domicilio le entregamos un pendrive en el que le entregamos un informe, recomendaciones y diferente material. El paciente o un familiar introduce los datos en la pantalla y nos envía los datos. Si hay algún número anómalo se nos enciende una luz de alarma que es la que nos avisa y nos ponemos en contacto con el paciente. Así, en esa travesía en el desierto, desde que se va del centro hasta que vuelve para su control cardiológico el paciente no está sólo aunque esté a distancia.


Nuestro equipo, tenemos la suerte de operar mucho, porque eso es una garantía para poderlo hacer muy bien. Somos uno de los equipos más activos, por no decir el que más, dentro del territorio español.


Espero que el año que viene podamos repetir y traer alguna de las cosas nuevas en las que seguimos trabajando.


Muchas gracias.