Cirugía Cardiovascular y Hemodinámica

Teléfono de atención las 24 horas
902 333 375

CONÓCENOS | NOTICIAS

Noticias

11 Mayo 2012

Entrevista al doctor Ignacio Gallo en Aragón Salud

Aragón Salud conversa a corazón abierto con Ignacio Gallo, cirujano cardiovascular y con sus pacientes del Hospital Viamed Montecanal.

El Hospital Viamed Montecanal de Zaragoza inauguró el pasado mes de octubre de 2011 su Servicio de Cirugía Cardiaca. Y lo hizo de la mejor manera, operando a su primer paciente a corazón abierto, con un resultado excelente y el alta del paciente a los cinco días del ingreso.

El primer paciente, un zaragozano de 65 años de edad, fue intervenido el 18 de octubre, de una sustitución valvular mitral y aórtica en una intervención que duró en torno a cuatro horas. Tras la cirugía, el paciente pasó las primeras 24 horas en la UCI del hospital, donde evolucionó favorablemente y pudo ser trasladado a planta tras ese tiempo de observación, para obtener el alta hospitalaria el domingo 23 de octubre, a los cinco días del ingreso, recuperándose desde entonces con normalidad en su domicilio.

El Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Viamed Montecanal está liderado por el prestigioso cirujano cardiovascular Ignacio Gallo, que lidera un equipo de más de diez profesionales y realiza alrededor de 500 cirugías al año, siendo uno de los más activos de la sanidad privada española, concertado por los servicios públicos de las Comunidades Autónomas Vasca y de La Rioja. Su actividad en el hospital Montecanal de Zaragoza se complementa con un experimentado equipo de Enfermería, tanto en planta como en Quirófano, diferenciado por su profesionalidad.

En la actualidad, el Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Viamed Montecanal es uno de los pocos equipos avalados para la implantación de prótesis valvulares percutáneas, una solución indicada para pacientes de alto riesgo. Aragón Salud entrevista al doctor Gallo.

Pregunta: ¿Qué sucede en un infarto y qué lesiones presenta el corazón después de sufrir uno?
Ignacio Gallo: El infarto de miocardio es la causa más común de fallo cardiaco. Un infarto pulveriza tal cantidad de células que la capacidad autorregenerativa que pueden tener las células madre cardiacas es insuficiente y la zona queda necrosada, muerta, como una suela de zapato. Por tanto, hasta ahora, si la zona afectada por el infarto era muy grande, las secuelas también, porque la capacidad regenerativa natural de las células del corazón era insuficiente para recuperar sus funciones.

P: ¿Por qué se hace necesaria la medicina regenerativa en la enfermedad cardíaca y sobre todo en el infarto?
IG: La medicina regenerativa podría permitir recuperar las células musculares cardiacas y que el corazón rescate sus funcionalidades. Porque si allí no provocamos ningún otro fenómeno, la zona queda muerta. Porque después de un infarto, por ejemplo, se pierden las células miocárdicas.

P: ¿Qué es un factor de crecimiento?
IG: Una genialidad de la naturaleza y un milagro del laboratorio, porque partimos de que hemos descubierto que existen células regenerativas que de forma natural se renuevan y van cubriendo las bajas de células que se pierden por el desgaste natural. Sin embargo, ante un infarto, la pérdida de estas células es tal, que no se puede producir de forma natural el proceso regenerativo que compense la degeneración sufrida. Y ahí entran los factores de crecimiento forzando un efecto llamada sobre esas células originales regenerativas con las que cubrimos el corazón.

P: ¿Gracias a qué mecanismo un factor de crecimiento hace que se regenere el tejido del corazón?
IG: El factor de crecimiento es una proteína que estimula el efecto llamada de células madre cardíacas. El factor en sí no regenera, sino que provoca la regeneración al revitalizar un área y que en ella se acelere la producción de células madre cardíacas que, de forma natural, sin esa sobreayuda de los factores de crecimiento, nunca podría compensar la desolación que el infarto ha producido.

P: ¿Se puede aplicar en cualquier zona lesionada del corazón?
IG: Sí y en ello estamos con nuestro proyecto en ovejas. Hemos operado ya más de 60 corderas de tres meses y los resultados están siendo muy esperanzadores.


Ignacio Gallo, un currículum internacional
Ostenta uno de los curriculums más internacional en nuestro país. Fue el primer médico que obtuvo en España la beca “Fulbright” para ampliar su formación como cardiocirujano en EEUU, abriendo camino a cientos de médicos que irían después siguiendo su estela al continente americano para formarse.

Después de una larga estancia en el Albert Einstein de Nueva York, donde consolidó para siempre su vocación por la investigación básica, volvió a España y tras varios años simultaneando el ejercicio de la cirugía, la docencia y la investigación en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, inició su trayectoria profesional en la sanidad privada.

Entre otras, es miembro de la Sociedad Americana de Cirugía Torácica y leyó su tesis doctoral en Santander a comienzos de los años ochenta, a su vuelta de EEUU. Su servicio de cirugía cardiaca es el único en España que publica sus resultados de morbimortalidad en su web, www.cirugiacardiovascular.es.

A lo largo de su trayectoria profesional, Ignacio Gallo ha participado y promovido numerosos estudios de investigación en sus respectivas áreas. Cuenta con varias patentes de modelos y prótesis cardiacas y, recientemente, ha obtenido excelentes resultados con la aplicación de factores de crecimiento en la regeneración de la cicatriz del esternón en cirugía cardiaca y hoy aplica estos factores a todos sus
pacientes.

Desde hace varios años está inmerso con su equipo en un proyecto de investigación para la regeneración del miocardio tras el infarto.


Hablan los pacientes
A Julián M., natural de Sabiñanigo y de 80 años de edad, su operación a corazón abierto le vino por sorpresa. Jubilado después de toda una vida trabajando como cartero, y asegurado con ADESLAS, llegó al Hospital Viamed Montecanal para operarse de la vesícula, que era la que de verdad le daba problemas y, en el preoperatorio, le anunciaron que antes que nada había que operarle del corazón.: “Tiene usted una estenosis aórtica con un serio problema coronario, que requiere de un recambio valvular aórtico y un bypass”.

A partir de ese momento todo ocurrió muy rápido, nos cuenta hoy sonriente. El 24 de enero de 2012 se hizo el preoperatorio y el 1 de marzo le operaron de corazón en el Hospital Viamed Montecanal el Dr. Ignacio Gallo y su equipo. “Y ha ido todo muy bien, a los cuatro días me fui a casa”, afirma sonriente.

Julián, como muchos otros pacientes, se encontraba asintomático y no tenía ni idea de que tuviera problemas de corazón. De ahí que los médicos recomienden realizarse una revisión anual a partir de los 50 años, para un diagnóstico precoz de cualquier tipo de enfermedad.

Hoy Julián y su pareja, María, de 88 años, disfrutan de su vuelta a la normalidad y esperan a que él recupere fuerzas para operarse de la vesícula, que sigue siendo una asignatura pendiente.

El caso de Pedro C. es diferente. Trasplantado de riñón en 1993, se encontraba ahora, a sus 66 años de edad, con que su médico en el Hospital Servet de Zaragoza le había indicado que se tenía que operar de corazón, “pero que me avisarían oportunamente” señala que le dijeron. Ante esta incertidumbre, Pedro contactó con el Hospital Viamed Montecanal, “les envié una copia de mi cateterismo para que el doctor Gallo me hiciera un presupuesto, puesto que el año y medio de espera que me ofrecían en el Servet para mi era imposible de esperar, más después de leer el informe de mi cateterismo, donde me habían diagnosticado una estenosis del 85% en la arteria coronaria principal y la necesidad de un recambio valvular aórtico”.

“Contrasté la opinión –añade- en dos clínicas muy buenas de Madrid y Navarra y en ambas me dijeron que esperar un año o año y medio era una locura”, así que este perito industrial, nacido en Jaén pero afincado en Zaragoza desde hace 35 años tomó la decisión de operarse en marzo de este año como paciente privado en el Hospital Viamed Montecanal con el equipo del Dr. Gallo y hoy se muestra muy contento por la decisión tomada. “Ha sido, sin duda, la mejor solución para mi y para mi familia”, afirma.