Cirugía Cardiovascular y Hemodinámica

Teléfono de atención las 24 horas
902 333 375

SERVICIOS | I+D+i

CCH Investigación desarrollo e innovación

Proyectos en curso

Desde 2003 lleva investigando con su equipo en su quirófano experimental del Parque Tecnológico de Vitoria, en Miñano, dos proyectos de investigación en cirugía cardiaca:

1) La regeneración con factores de crecimiento de la fractura esternal
2) La regeneración del miocardio con factores de crecimiento


Regeneración de la fractura esternal
En cirugía cardiaca, la vía más común para acceder al corazón es provocando la fractura esternal. Sin embargo, esta fractura controlada se puede llegar a convertir en protagonista en algunos casos por el riesgo de Infección de la herida, que aunque es bajo –entre el 0,4-2,4%- no deja de ser un riesgo especialmente en pacientes que presentan otros factores de riesgo añadidos, tales como los diabéticos, obesos, malnutridos, osteoporóticos, personas de edad avanzada, o personas con fallo renal crónico, etc.; para los que un problema a causa de la cicatrización en la fractura del esternón puede suponer una prolongación de la estancia hospitalaria y del gasto, el riesgo de obstrucciones en los injertos coronarios y una tasa de mortalidad entre estos casos de entre el 10 y el 47%
Nuestros estudios con ovejas en regeneración y consolidación de la fractura del esternón tras la cirugía cardiaca con factores de crecimiento han demostrado excelentes resultados y ya se han aplicado en más de 700 pacientes en fase clínica, con resultados sobresalientes. Lo que hemos demostrado es que los factores colaboran de forma definitiva en mejorar y acelerar el proceso de regeneración y cicatrización, al tiempo que actúan como analgesia y duele menos el postoperatorio al paciente, que se recupera antes y mejor de su cirugía cardíaca.

Regeneración miocárdica
Ahora, la atención de muchas miradas del sector sanitario se centran en conocer los resultados de sus investigaciones, también con ovejas, en la regeneración con factores de crecimiento del miocardio tras el infarto.
Esperan poder entrar en fase clínica con humanos a finales de 2012.